Turno4

CAPÍTULO IV – Motín a bordo escribió:

La capitana Dream había reunido a toda la tripulación en el puente de mando. Su enfado se transmitía en duras palabras.

-¡Esto es inadmisible! ¡Sois una pandilla de inútiles! Han muerto ya seis de mis hombres y no os veo hacer nada para remediarlo. ¿No se os cae la cara de vergüenza?

-Bueno, usted fue quién nos ordenó linchar a Lauerys –le recordó Madelaf.

-¿Osas contestarme?

-Y también permitió que Symon durmiera sólo en los barracones –recordó Agus-. Lo tengo grabado.

-Y mandó a Aslan a la enfermería –recordó Ellaria acercándose amenazadoramente a ella.

-¿Qué?

-Y no permitió que tratará a Sansalayne de su adicción –señaló Pulgar. (Bueno, Pulgar la señalaba con el índice. Ustedes entiendan ;)).

-Y nos obligó a comprar esos percebes tan rancios con los que aplastaron la cabeza del pobre Theon –le acusó Antares caminando fríamente hasta ella.

-¿Y qué me dice de Shagga? Usted lo subió a la nave. Sólo eso ya debería ser delito –apuntó Asha cerrando el círculo sobre la capitana-. Es todo culpa tuya.

En unos segundos Dream se vio rodeada por sus propios subordinados.

-¿Qué es esto? ¿Un motín? –Pronunció la capitana con sumo desprecio.

-No.. ¡Un adoquín! –Chilló Asha arrójándole a Sadsmile a la cabeza. Y por fin, el dios petreo tuvo un sacrificio que apaciguó su furia.

0655f13b18cf368d756c4e997af4aef844d009fd.gif

Tras el linchamiento de la capitana la nave quedó sumida en el caos y la anarquía. Nadie estaba al mano y a nadie le importaba lo más mínimo. Por ejemplo; Asha tendría que estar limpiando los catalizadores, pero en lugar de eso se había preparado una timba de cinquillo con las amigas.

-Ya estoy aquí y traigo cervezas –anunció Ellaria aporreando la entrada.

Nadie contestó.

Ellaria repitió la llamada con idéntico resultado. Muy preocupada, la responsable de limpieza usó su llave maestra y abrió la puerta. Lo que encontró en el interior de la sala la dejó anonadada; un gigantesco panecillo cortado de punta a punta. Con el sudor goteando lentamente por su frente, la mujer caminó hacia el excepcional bocadillo, levantó la tapa superior y grito:

-¡Aaaaaaaaaaaaaaaaah!

Dentro estaba Asha, despedazada y rebozada en mayonesa con un chorrito de limón.

Bocata-de-calamares-a-la-madrile%C3%B1a-525x360.jpg

Ellaría lloró hasta la extenuación. Su dolor era inconsolable; Asha, su amada amiga, convertida en una sabrosa merienda.

-Asha, allá donde tú vayas, yo marcharé contigo –prometió Ellaria. Después de eso, cogió su escoba y bailó “El Oso y la Doncella” antes de arrojarse sobre las turbinas.

doubtfire.gif

Nabilia estaba muy enfadada. La gente entraba y salía continuamente de su capilla sin dejar ofrendas en el cepillo. ¿Así cómo podría comprarse un nuevo juego de lápices para continuar dibujando hombres-palo por la nave?

-¡Hola! –saludó alguien desde la entrada.

-¡Ah! Eres tú. ¿Qué quieres?

-Mira, eres muy maja y esas cosas, así que te he traído un regalito. ¡Una brocha y un cubo de pintura!

-¡Qué bien! -aplaudió Nalibia-. Con eso podré dibujar hombres-palo de tamaño XXL.

La capellana se volvió para guardar sus viejos lapiceros, momento que aprovechó el visitante para alzar el cubo y ponérselo de sombrero.

-¡Hummmmppfff! ¡Hummmpppfff! –balbuceaba Nalibia mientras intentaba sacarse el cubo. Sus esfuerzos eran vanos, se había quedado atascado.

El misterioso visitante se marchó riendo, dejando a la pobre capellana al borde de la asfixia. Si no lograba quitárselo de encima, moriría de asfixia.

exitoso-hombre-de-negocios-cabeza-almacen-de-fotos_csp4675953.jpg
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License